EL MADRID NO ES MALO, ES PIQUÉ.

Veo al madridismo muy ofendido.
Bueno, ese madridismo de Jugones y Chiringuito, casposillo pero de notables audiencias.

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 18.29.01

 

La gota que colmó el vaso fue cuando el otro día, Piqué llamó cono a Arbeloa, mote con el que le bautizó hace años un madridista de pro, Manolo Lama. Fue una falta de respeto inadmisible, estoy de acuerdo. Decir que un compañero de profesión hace mal su trabajo está mal, muy mal.
Gerard se pasó. Otra chiquillada más del niño malcriado qué es. Broncazo y punto. El caso no da para más.

Pero al madridismo, las salidas de tono del central blaugrana le vienen de perlas.
Un Madrid que hace años, muchos ya, no juega a nada y no gana casi nada, mientras el eterno rival lleva una década ganándolo todo. Y encima jugando como los ángeles. Hay que distraer la atención.
Asi que la caverna, la central lechera, capitaneada por Josep Pedrerol, como cada vez tienen menos argumentos para echarle mierda al Barça, han decidido que Piqué sea Satanás. Hay que sancionarle, echarle de la selección, pitarle cada vez que pise un terreno de juego y que Shakira lo castigue al rincón de pensar.

Se cuestionan “els valors” del más que un club, demandan venganza más que justicia y dan clases de elegancia, maneras y fairplay. De pena.

Los que después de que Mou metiera un dedo en el ojo a Tito, colgaron una pancarta en el Bernabeu pavoneándose (“Tu dedo nos señala el camino”) van y se ofenden.

mou-pancarta4
Que Raul mande callar al Camp Nou es un gesto de orgullo merengue, de señorío, pero que Piqué saque una manita cuando les acabas de meter cinco chicharros, es una falta de respeto. Que se acuerde de Kevin Roldán al celebrar la liga, está muy pero que muy feo,  pero que Guti y Raul canten “mierda Barça, mierda, Barça” es señorío.
Que Gerard tenga un altercado con la Policía Urbana es gravísimo, que Benzema corra más por la Castellana que Alonso en Monza o chantajee a compañeros de selección, también debe ser señorío de ese..
Que un Isco impotente le suelte un patadón de roja a Neymar y abandone Chamartín coreado, también señorío. Que leyendas merengues como  Sanchís y Rincón brabuconeen en la radio, diciendo que ellos también le habrían dado leña a Ney, más señorío… Venga ya! Esto es futbol, un deporte donde compiten jóvenes y el pique y la rivalidad más que malos, son imprescindibles. Basta ya de excusitas de mal perdedor.

Lo único que ha hecho Gerard Piqué, es decir que se siente culé hasta las trancas, que quiere que el Madrid pierda hasta a las chapas y que se alegra de todos sus ridículos. Su delito es ser demasiado culé y un poco gamberro. Ya ves.

Eso es, precisamente, lo que más rabia les da, que ellos no tienen Piqués. Que no les quedan Gutis, Michels o Juanitos. Esos futbolistas incorrectos, justamente porque sienten los colores tanto o más que los hooligans. Que se romperían la cara por la camiseta. Y que cuánto más les odia el rival, más les adora su afición.
Piqué, Busquets, Sergi Roberto, Jordi Alba, Iniesta, Rafinha, Bartra, Luis Enrique o el mismo Messi, son culés,  muy culés. En el Madrid de hoy, la camiseta la sienten los que no juegan y ahora, el míster. Es lo que tiene que personajes como Florentino hagan de un equipo su cortijo.
Sigue sin entender que para ganar dinero, quizá basta con vender camisetas, pero para ganar títulos, es mejor sentirla. Al menos unos cuantos del vestuario.

Keylor, Danilo, Varanne, Ramos, Marcelo, Kroos, Modric, James, Bale, Benzema y CR7. Plantillazo, la mejor del mundo quizá. Pero con un solo español en la alineación, eso si, todos madridistas desde que nacieron.

Piqué la cagó un poco, pero el que no ha parado de meterle mierda al Madrid desde que llegó es su Presidente, que ni siquiera es capaz de poner a alguno de sus siervos para que sepa si el ruso puede jugar en Cádiz o no.

No os enfadéis con Piqué, entended que, un poco, es para reírse.

Florentino no tiene ni puta idea.

Ayer el Barça le dió un repaso al Madrid en el Bernabeu. Cuatro golazos que pudieron ser media docena. Pitos a Cristiano y a Benitez, gritos de dimisión a Florentino, pañolada y ovación a Iniesta. Un drama para la parroquia merengue.
Y todo eso con Messi en el banquillo, porque aunque jugó media horita, cuando el astro argentino saltó al césped el pescado estaba vendido, cocinado y a punto de servir.

Como decía Alfredo Relaño en AS, “se puede engañar a muchos durante mucho tiempo, incluso a algunos durante todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos durante todo el tiempo“. Y Florentino engaña más que ficha. Lleva años haciendo creer al mundo que él sabe de fútbol. Y así ha convertido al Madrid en su empresa y al Bernabeu en su cortijo.

Y lo malo es que de futbol no tiene ni puta idea. Ficha y despide entrenadores y jugadores a su gusto. Se cepilló a Del Bosque que venía de ganar dos ligas y dos champions. Era feo, le faltaba glamour. Pellegrini, Mou o Ancelotti quedaban mejor en su proyecto de equipo de pasarela. Entre Beckham y Ronaldinho, se quedó con el guapo. El otro, el gaucho, revolucionó el Barça y con su magia, los culés redescubrimos que el fútbol no era para sufrir, sino para gozar y reír como solo Ronnie reía.

Mientras aquí se apostaba por culés desde críos como Xavi, Puyol, Piqué, Busquets, Iniesta, Messi, Guardiola o Luis Enrique, tito Floren seguía paseando por su Galaxia blanca, vendiendo más camisetas que nadie y poniendo a su Real Madrid en el primer puesto de la lista Forbes de clubes deportivos. Sin pararse a pensar que al madridista, el de verdad, ese que ama el fútbol y llora con las derrotas y las victorias de su Madrí, la lista Forbes se la trae al pairo. Lo que quiere es ganar la liga y la champions, a poder ser jugando bien y por supuesto, machacando al Barça. Y hace ya diez años que ve y sufre todo lo contrario.

Captura de pantalla 2015-11-22 a las 16.10.47Hoy dice la prensa que Benitez está sentenciado. También dice que hizo la alineación que quería el presidente. Que Benzema y James jugaron en lugar de Isco y Casemiro por orden del Sr. Perez. Despedido por pelota. El colmo. Ahora el Madrid lo desmentirá, reiterará su confianza en el míster y en Junio puerta. Suma y sigue.

Y ya puestos a repasar la prensa, también dice que en el Barça, el separatista, jugaban 5 españoles y 6 canteranos -los 5 más Messi-, en el Madrid estaba Sergio Ramos y 10 extranjeros. Canteranos, ni uno. Imagino que las banderas españolas que abundaban en la grada serían por Piqué.

A lo mejor es que a pesar del despropósito en que se ha convertido el fútbol, esa orgía inmoral de millones y niños mal criados, para ser el mejor no basta con ser el más rico y el más guapo. Nuñez ha sido, dicen, el mejor presidente del Barça en la gestión económica, pero echó a Cruyff, fichaba a tipos como Van Gaal y acabó en la cárcel.
Y con su marcha, empezó a gestarse este Barça, que con Guardiola y Messi, hizo el mejor fútbol que jamás he visto. Y con Luis Enrique, Messi y Neymar promete.

La culpa no es de Benitez ni de Cristiano y tampoco lo era de Casillas, la culpa es del amo, que no sabe y se mete.
Por el bien del Madrid y del fútbol, anda Florentino, vete ya.

 

 

 

Florentino y el Madríd se independizan de España

XXXX during a FIFA 2014 World Cup Qualifier between France and Spain at Stade de France on March 26, 2013 in Paris, France.

Ayer la selección le metió 4 a Luxemburgo, se clasificó para París y España pitó a Piqué. Nada nuevo.
Lo que si es nuevo es que ni en el 11 inicial, ni en los 3 cambios había un solo jugador del Real Madrid.
Estaban Casillas y Morata, casi peor. Un símbolo que se convirtió en pesadilla y el joven que no quisieron y les eliminó de la Champions.
Del eterno rival, ese Barça soberanista liderado por el denostado Piqué, jugaban 4, del Atleti 1 y el resto juegan en Inglaterra, Italia y Portugal. Hay que decir que Ramos, como Iniesta, estaban lesionados. Y parece que el sevillano es el único merengue que cuenta para Del Bosque en un futuro cercano (“El equipo ya está hecho“).

La zona más rancia y casposa del nacionalismo deportivo español, Inda, Roncero, Siro Lopez, Padre Damián, Alfredo Duro y toda la fachipandi, llevan meses amenazando con que el Barça no jugará la Liga si Catalunya es un dia independiente. Y, obviamente, los culés nacidos en Catalunya no podrán jugar con España. Mal negocio para la Roja.

A pesar de tener en cuenta el C.I medio de programas como “El chiringuito de jugones” o prensa como AS o MARCA, con audiencias de escandalo, me sigue sorprendiendo su absoluta incoherencia. Su EspaÑa, su roja, no sería campeona de nada, si no fuese por Piqué, Xavi, Iniesta, Alba, Pedro, Cesc, Puyol o Busquets.  Si Guardiola no hubiese corregido y mejorado hasta la excelencia, el futbol que proponía Luis Aragonés, seguríamos siendo los propietarios de una furia que no ganaba ni a las canicas.

Ni siquiera tengo claro que un equipo con Valdés o Kiko Casilla, Sergi Roberto, Pique, Bartra, Jordi Alba, Aleix Vidal, Busquets, Fábregas, Sergio Garasigrbbcaaezgas2cia, Deulofeu y compañía no le metieran un repaso a esa España que si dependiera de este Madrid y su dueño y señor, tito Floren, le irá como a este Madrid. O sea mal.

Ya no se trata de gustos u opiniones, de si el mejor del mundo es Messi o CR7, de si es más bonito el futbol de Neymar, Iniesta y la pulga que el de Bale, Kross y el bicho… son los números. En la última década, los culés arrollan. En ligas 7-3. En champions 4-1. Dos tripletes y un sextete por ninguno de los blancos. En titulos menores las cosas son parecidas. En resumen y como diría un presidente merengue, un chorreo en toda regla. Y todo eso, gastando más que nadie.
En una empresa seria, Florentino estaría en el paro y no le querrían ni de utillero en el Parla. Allá el club y sus socios. Pero que un equipo que ya no aporta a la selección ni un jugador, sea la otra marca de referencia de los que pitan a Piqué, porque no se tatúa la rojigualda en la piel, es de risa.
No, de risa no, de pena.

No se que pasaría con la sanidad o los impuestos, si Catalunya se va de España, pero si el Barça se va de la Selección, la roja lo tiene claro, es decir negro, muy negro.
Más teniendo en cuenta que el Madrid, hace bastante que se fué.