Independentista o gilipollas, elije.

Tal como se está poniendo el panorama político en la piel de toro, los ciudadanos de a pie tenemos menos futuro que las toallas de Eduardo Manostijeras.

Captura de pantalla 2016-01-12 a las 23.36.51

 

Hace un rato, Carles Puigdemont, el flamante President de la Generalitat prometía su cargo. Hace también un rato, PSOE, PP y Ciudadanos llegaban a sus primeros acuerdos para arrinconar a Podemos y se empezaban a repartir la mesa del Congreso. Hoy para cenar, virutas de pereza sobre coulis de asco.

En un rincón Rajoy, Sanchez y Rivera. En el otro Puigdemont.
No soy sospechoso de llevarme bien con Convergencia y sigo sin ser nacionalista, he dicho mil veces que eso o se nace o te haces muy poco a poco. No es una idea, es un sentimiento. Y nunca se debe llegar a eso por un desencanto y siempre por una ilusión. Yo no me siento parte de un colectivo o un grupo de personas por donde nacen, el territorio que creen suyo o por el idioma que hablan. Me siento unido a la gente que quiero, a esa con la que comparto valores básicos, vida y experiencias, a esa con la que camino hacía donde sea, esa con la que me entiendo.
Me siento más cerca de muchos argentinos que de los habitantes de Banyoles, mi padre es de Lleida, mi madre de Almería y he estado locamente enamorado -pero loco de encerrar- de tres catalanas, una murciana, una vasca y una andaluza. No soporto fronteras, himnos y banderas.
Pero a pesar de todo eso, lo que si se puede es querer la independencia, cuando tienes la certeza que en tu casa no te quieren. Estoy casi seguro que de haber vivido en la Alemania nazi -por estresar el ejemplo- hubiese preferido largarme.
Y a los catalanes no sé si los querrán o no, pero a mi esta España no me quiere.

Un país que después de sufrir y soportar en sus carnes al gobierno más inútil, patético y corrupto de la historia de la Europa democrática, sigue votando mayoritariamente a esos gobernantes, a mi no me quiere.

Spain's Prime Minister Mariano Rajoy gestures during a news conference at Madrid's Moncloa Palace August 3, 2012. Spain inched closer to seeking a sovereign bailout on Friday as Rajoy opened the door to a request, although he said he needed first to know the attached conditions as well as the form the rescue would take. REUTERS/Susana Vera (SPAIN - Tags: POLITICS BUSINESS) EUROZONE/SPAIN-BAILOUT

Un país en el que si el jefe de la oposición llama no decente a un Presidente absolutamente indecente, le critican hasta muchos de los suyos, a mi no me quiere.
Un país en el que preguntarle al pueblo lo que piensa -sin ser vinculante- es ilegal y los socialistas lo compartan, a mi no me quiere.
Un país en el que Mariano Rajoy tenga la más remota posibilidad de volver a gobernar, a mi no me quiere. Si Rivera va de vicepresidente, me odia.
Un país en el que el Presidente del Gobierno no llama al de la Generalitat para sentarse a buscar soluciones, porque la Constitución -esa que se puede cambiar para que reine una mujer- le respalda, a mi no me quiere. Y así hasta aburrir de no me quiere.
Y aunque a mi amar no suele darme pereza, esta vez me está dando mucha, que el amor es ciego, incluso muy tonto a veces, pero tan gilipollas casi que no. Ni hablar.

Igual si que hay ostias y ostias.

abc-rajoy
Vergonzoso el retoque de la portada de ABC

Era previsible. Los fachas lo son mucho.
Ayer un niñato impresentable le arreó un guantazo a Rajoy. Inaceptable, inadmisible, patético y todo lo malo que se le ocurra a uno. Violencia y democracia son como el agua y el aceite. Y asi lo dije en Facebook

Hasta ahí, aparte del lamentable puñetazo y una gafas rotas, no pasó nada más grave de lo que pasa en casi cualquier desahucio o una mani, alguien se lleva una ostia que no tocaba. Ostias de esas no tocan jamás. Ni a Rajoy, ni a un deshauciado, un inmigrante, ni a nadie.
Todos los lideres políticos condenaron el hecho y se solidarizaron con Mariano. Lógico y justo. Medios y redes se saturaron con la noticia, comentarios y opiniones de todo tipo. Lógico también.

Lo que no me parece lógico, nada justo  y si repugnante, es que hoy la tropa de fachas mediáticos utilicen la agresión para atacar a Pedro Sánchez y al PSOE.
Victoria Prego en El Mundo, un imbécil del que no recuerdo el nombre pero dirige el ABC, Marhuenda y su Razón, Jimenez Losantos, Alfonso Ussia, la Cospedal… insinúan, cuando no acusan directamente, que la “agresión verbal” del líder socialista al presidente en el debate –le llamó indecente-, es corresponsable del ostión, porque esas horribles acusaciones y en ese tono macarra que usó Sánchez, generan violencia.

Repugnante, asqueroso, mezquino y ruiz -como diría el tontolaba-.
Para empezar, llamar indecente a un presidente indecente, al líder de la organización criminal con más imputados de la historia de España, no es una falta de respeto, es una verdad pequeña y dicha flojito. Es la obligación del jefe de la oposición, que se quedó corto, muy corto.

No voy a citar aquí la interminable lista de barbaridades y delitos que ha perpetrado el Partido Popular, pero cualquiera que no sea facha o tonto, sabe que lo que hacen y han hecho con este país, si que genera violencia. Mucha violencia.
Demasiadas veces, para mi pacifismo y mi talla, he deseado romperle la cara a Montero, Aznar, Wert, Fernandez Diaz, Bárcenas, Rato o Rajoy, pero como soy de izquierdas, se que eso está mal y que mis derechos se acaban donde empiezan los del otro.

diez+contra
Asi a primera vista, se diría que sobra violencia. A toneladas.

Ellos no lo saben. Y si lo saben, no lo creen. Los herederos del franquismo, siguen creyendo que esto es su cortijo. Difaman, mienten, especulan, son los dueños. Del dinero y de los medios.
Suerte que fue en Pontevedra y el agresor, familia muy lejana de la esposa de Rajoy y simpatizantes del PP. No quiero imaginarme si llega a ser en Catalunya y el descerebrado es sobrino de la amiga de la tía  de un vecino de Artur Más. Pero si tú quieres imaginar, imagina.

PP das mucho asco. Sois tan incompetentes, que estando en nivel 4 de seguridad, un menor, de haber querido, apuñala al Presidente del gobierno. Tremenda imagen en el mundo. Otra vez.

Sigo condenando la bofetada de ayer, igual que condeno toda la violencia de estado, que este partido de ladrones ejerce cada día contra su pueblo. Pero me preocupa que demasiadas veces, entiendo a esos amigos que me recuerdan que en Francia, por ejemplo, para ser realmente libres y demócratas, no tuvieron más remedio que inventar la guillotina.

Espero y deseo que la violencia me parezca siempre inadmisible, la no alternativa, pero los asesores de Rajoy, deberían hacerle saber que ayer, esa ostia se la estaban dando millones de españoles.
Ya se que eso a Mariano se la trae al pairo. Sospecho que precisamente por eso, tantos le tenemos tantas ganas.

Alex Cabré, hoy lo decía en FB como nadie:

“El problema es quién la da y cómo la da. Si hubiera sido un parado padre de familia y le mete con la mano abierta…hubiera sido la hostia”

¿Y tu contra quien votas?

Sigo sin ser nacionalista.
Las cosas de la sangre y el alma no se deciden, se sienten o no. Y los sentimientos de verdad se cocinan a fuego muy lento. Aunque eso para nada significa que mañana no vote una opción por el Si.

Pero a todos esos que no les cabe en la cabeza que millones de personas puedan votar mañana a Junts pel si o la Cup, les diría que a muchos no nos cabe en la cabeza -y soy un cabezón- que la mitad de un pais vote al PP.
Y le vuelva a votar. Y le siga votando. Y a pesar de todo lo que pasa y ha pasado, las encuestas dicen que les seguirán votando. No les votarán tanto, pero demasiado.
Luego, ellos y los que les votan, se permiten llamar nazis a los catalanes, mientras siguen respetando la memoria de un dictador fascista, asesino, inculto y ridículo. Otra verguenza mundial.

Captura de pantalla 2015-09-26 a la(s) 17.56.52

http://www.elplural.com/2015/09/25/el-pp-contrario-a-retirar-una-medalla-a-franco-porque-con-el-hubo-prosperidad-y-se-avanzaba-en-espana/

A mi Artur Más me cae como el culo, pero comparado con el generalísimo, en unidades de nazismo, es un boy scout.
De lo que si estoy seguro es que de la Alemania nazi hubiese preferido no sentirme parte y de la Hungría de hoy, tampoco. Y tanto Hitler como Viktor Orbán, salieron de las urnas.

Mañana habrá cientos de miles de votantes por el SI, a los que la estelada y els segadors no les ha puesto la piel de gallina jamás. Votarán hartos de que les insulten, de que les importe un rábano lo que ellos sientan, de que les prohíban expresarse en un referéndum –democracia en la que votar es ilegal-. Hartos de que les mientas, hartos de que la última respuesta sea siempre una Constitución, que se puede cambiar para que reine una mujer y no para que se trate con dignidad a un pueblo. Hartos de contemplar impotentes como un país que en el 2.000 estaba en el 2.000, vuelve a estar en 1.977 y bajando.

No solo no creo en banderas, fronteras y naciones, soy peor aún, tampoco creo en la sangre. Si tu padre es un maltratador o tu hermano es un chorizo, lo son y punto. Compartir tu ADN no les quita ni un ápice de culpa. Es fácil adivinar lo que me pasa con los vecinos o los paisanos. Amo a catalanes, andaluces, gallegos, valencianos, alemanes, franceses, italianos, montón de argentinos, una danesa, una belga y dos holandesas. Me siento más cerca de cualquiera de ellos que de Rajoyhttps://youtu.be/QwQqY7FKW_M, Pedro Sanchez o Artur Más.

De casa de tus padres tienes que irte porque es ley de vida. Del resto de tus casas tienes que irte cuando la convivencia se vuelve insoportable y no hay dialogo posible. Por mucho que quieras a quién dejas. El amor es imprescindible, pero no siempre es suficiente.
No me convenceréis. Catalunya no era independentista hace 10 años, no le era ni Artur Más y no creo que lo sea ahora. Mañana el si, en realidad es un “basta ya”.
Por cierto, pretender que los millones de catalanes que mañana votarán Si, son idiotas manipulados, no es más que otro motivo para votar Si.
El spot de ayer, el de la cupula corrupta del PP hablando en polaco, es otro. https://youtu.be/QwQqY7FKW_M


241694-766-417

Ser independentista es como creer en Dios o ser del Betis.

O como seguir amando a esa mujer que ya ni siquiera te odia.
Son cosas que uno no puede decidir. Son y punto.
Uno puede decidir lo que hace y lo que dice,  pero no lo que piensa y menos lo que siente.
Yo no elegí ser del Barça y mi madre no eligió creer en Dios, no podemos evitarlo. No importa que el equipo juegue mal y dios se porte aun peor. Es fe.
Al fin y al cabo, todos somos esclavos de una mezcla de educación, cultura, moral, experiencias y sentimientos que hacen de uno lo que es. Y en ese mejunje, hay decisiones que ya no puedes tomar.

shaw

Algo asi me pasa con la independencia. Soy más agnóstico que ateo.
Independentista se es o no se es, pero no se vuelve uno de repente como si pillase un virus.
Soy catalán de madre almeriense y padre leridano. Me encanta mi tierra y aprendí los dos idiomas a la vez. Mi madre, la andaluza, siempre fue nacionalista y de no haberse ido con su dios hace unos años, sería independentista. No me cabe la menor duda.

Pero qué hacer cuando no te ponen nada las fronteras, las banderas ni los himnos. La más mínima emoción, ni con los de unos ni con los de los otros.  Naciones, paises, incluso continentes, me parecen separados por lineas que dibujó y dibuja el poder del dinero y los intereses de unos pocos, no la lengua, la justicia o la cultura.
Tampoco creo que yo tenga ningún derecho sobre un trozo de tierra, por el simple hecho de haber nacido allí. Y hasta que les conozca, no sé si me voy a identificar más con un vecino de Riudoms, uno de Berlín o uno de Villanueva de los Infantes. Y hoy por hoy, me siento mucho más cerca de Manuela Carmena que de Jordi Pujol.

Un independentista primero ha de ser nacionalista, muy nacionalista, hasta la médula. Ha de creer que pertenece a un colectivo de gente distinta al resto. Por historia, lengua y cultura. Suele creer que ese grupo, además de distinto es superior. Está convencido de que su idioma es más rico, se emociona al ver su bandera y se le eriza la piel al oír su himno. Y aunque confía en que su nivel económico mejorará, ese nunca sería un valor que le pudiese hacer cambiar de sentimiento.

A mi todo eso no me pasa. Ni con Catalunya, ni con España.
Es más, patriotismo o nacionalismo son conceptos que parece necesitan de rivales, enemigos, para sustentarse. El patriotismo suele aflorar en las competiciones deportivas y en los conflictos. No se si me interesa aprender a ser patriota.

rajoy-mas08012013

Otra cosa muy distinta es que sobrevivir a la crisis con este gobierno corrupto, rancio, incompetente y probablemente ilegal, sea tan humillante que dé ganas de irse. Muchas.
Los politicos de aquí y de allá saben lo que hacen. Ven que lo suyo no tiene arreglo y deciden que el problema de España son los catalanes y el de Catalunya, los españoles. Calentar manejando según que argumentos es muy fácil. Más que cortina, un telón de humo me parece.
Nosotros, el pueblo, hacemos como cuando se nos separa un amigo, tomar partido y buscar culpables, en lugar de pedir explicaciones, a Mariano y a Artur, de lo que han hecho con nuestro voto y con su dignidad.
Y para acabar de sazonarlo, Marhuenda, El Mundo, La Razón, El ABC, Inda, la COPE, TVE, Aznar, la carta de Felipe Gonzalez… mintiendo a dos carrillos y manos llenas. No soy inmune. Últimamente y algún dia varias veces,  intento ser independentista, pero entre eso mío que no me deja y que me acuerdo de Más y los Pujol, me vengo abajo.

Lo que si podría es votar Si. Por supuesto. Pero eso no sería independentismo. Prágmatismo quizá y un poco de egoísmo.
Al fin y al cabo y por lo que esgrimen unos y otros, para mi es una cuestión muy de intangibles, algo de piel y demasiada viscera.
No creo que estemos decidiendo qué queremos ser de mayores, me da que solo estamos decidiendo en que idioma preferimos que hablen nuestros dueños.